VIBRA EN PROSPERIDAD

PROSPERIDAD UNIVERSAL

VIBRA EN PROSPERIDAD - MANDALA DE PROSPERIDAD UNIVERSAL- YO SOY PROSPERIDAD ILIMITADA - www.prosperidaduniversal.org

 

VIBRA EN PROSPERIDAD

 

Yo Soy Prosperidad Ilimitada

Fluyendo

en el Eterno Ahora.

 

No Acumules, Transforma Y Haz Circular La Riqueza .

 

 

La fuerza de ese vacío es lo que Absorberá y Atraerá todo lo que deseas.

 

 

La Ley de Precipitación es la Gran Ley de la Creación actuando por todo el Universo a cada instante.

 

Todo  lo que existe en  forma física en el mundo  y   la manifestación  que se produce, mediante la Actividad de la Ley de Precipitación,  ya que a cada instante todo está saliendo de la Octava Invisible de Vida, se convierte visible y tangible a nuestros sentidos físicos, sirve por un rato, finalmente disolviéndose y regresando a la Octava Invisible de donde vino para comenzar.

 

Cuando  Llamas  a la "Magna Presencia YO SOY",  atraes  el Poder de Precipitación, es la misma Ley actuando; pero mediante el Llamado a la Presencia, el Cuerpo Mental Superior descarga más de su Energía de lo que el individuo usualmente atrae.

 

La Ley de Precipitación sencillamente ESTÁ en el Universo, y está actuando en todo momento para traer Bendiciones y Perfección a la humanidad.

 

 

Llamemos a la Ley de Precipitación  Decretando la Magna Presencia YO SOY. 

 

 

Yo Soy la Abundante provisión que cubre todas mis necesidades,

las de mi hogar y mi familia.

 

Gracias, Amada Presencia, por la abundante provisión

que espero.

 

 

PÁGINAS RELACIONADAS DE PROSPERIDAD UNIVERSAL

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    estrella (lunes, 04 enero 2016 00:53)

    Gracias PU por el enlace.
    Mis deseos
    Que 2016 Precipite el amor, la prosperidad y la alegría.
    Que todos los seres sean Uno.

  • #2

    mariela (viernes, 08 enero 2016)

    He comprobado el poder del pensar y afirmar cosas positivas. Cambió mi manera de pensar y ver la vida. Gracias por compartir.

    Yo soy la precipitación constante de abundante prosperidad.
    Gracias, Amada Presencia, por la abundante provisión
    que espero.